Si bien comprar un coche de nuevo es una experiencia única, adquirir un coche de segunda mano puede dejarte con más dinero en tu bolsillo. Elegir un coche de segunda mano significa que no sufrirá el período inicial de depreciación que experimentará el propietario de un vehículo nuevo. Este es el valor que un automóvil pierde tan pronto como se aleja de la sala de exposición.

Este hecho nos ha llevado a considerar qué automóviles ofrecen la mejor relación calidad-precio en el mercado; algunos modelos pueden ahorrar a su segundo propietario una gran cantidad de efectivo.

Ahora viene la siguiente pregunta, ¿quién paga el impuesto de circulación en un coche de segunda mano?

Quien paga el impuesto de circulación

El impuesto de circulación es una obligación que todos los conductores deben pagar una vez al año. La responsabilidad de este impuesto recae sobre el propietario del vehículo, ya sea una persona física o jurídica.

En el caso de un coche de segunda mano propiedad de un particular o un concesionario, la obligación de pago recaerá en aquella persona que figure como propietaria en el momento de pagar el impuesto, independientemente de que la compra del vehículo se haya realizado o no.

Dónde pagar el impuesto de circulación

La forma más cómoda es domiciliar el pago pero, en caso de que no sea así, deberás abonar el importe en el ayuntamiento de tu localidad, ya que se trata de un impuesto municipal.

La validez del impuesto de circulación es de 1 año, del 1 de enero al 31 de diciembre.

Precio del impuesto de circulación

Cada ciudad tiene estipulado un precio diferente de impuesto de circulación y no pagarlo supone afrontar multas y acumular deudas, por lo que conviene pagarlo cuando llega el momento.

En San Sebastián por ejemplo, el impuesto de circulación es el más alto de nuestro país, mientras que en Melilla se encuentra el más bajo. En ciudades como Barcelona, los propietarios de coches híbridos y eléctricos pueden deducir hasta el 75% en el precio del impuesto de circulación.

quien paga el impuesto de circulacion en un coche de segunda mano

Depreciación de coches nuevos VS coches de segunda mano

La velocidad a la que un automóvil usado pierde su valor, su tasa de depreciación, puede variar enormemente entre los modelos y no siempre es fácil predecir el rendimiento de un automóvil en este sentido. Hay algunos coches realmente populares en el mercado que, por una variedad de razones, tienen un bajo rendimiento en el mercado de coches de ocasión y tienen que tener un precio bajo para atraer a un comprador. Esta es una mala noticia para quien compre un auto nuevo, pero una excelente noticia para los siguientes propietarios.

La depreciación tiende a desacelerarse una vez que el automóvil llega a los tres años de edad. Significa que comprar usado puede ser un método muy rentable de propiedad de un automóvil, y no siempre tiene que renunciar a la última tecnología. Los coches tienden a renovarse o actualizarse aproximadamente cada cuatro años, por lo que es posible que pueda comprar un coche de segunda mano con las mismas especificaciones que un automóvil nuevo.

Los modelos de alta gama, aquellos con un precio notablemente más alto que los modelos más bajos de la gama, probablemente se deprecien más rápido que otros y pueden ofrecer un valor espectacular de segunda mano. Algunos coches son tan caros que los primeros tres años de depreciación que su valor puede disminuir en varios miles de euros.

Los compradores de coches de segunda mano nunca han tenido tantas opciones como en la actualidad. Echa un vistazo a la flota de coches de segunda mano de Marbesol Venta y aprovéchate de grandes ofertas.

 

 

Valora nuestro artículo sobre quién paga el impuesto de circulación de un coche de segunda mano

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (28 votos 4,93 sobre 5)

Loading...